Spartan Race Madrid - 30 Mayo 2015

Viernes  29 de Mayo – 9h. Mi tren llega a Madrid. Hace casi cinco años que no piso  la capital y sólo de pensar en el fin de semana que me espera me invade una especie de ilusión mezclada con nervios. Mañana sábado correré mi primera Spartan Race y no hago más que preguntarme cosas relacionadas con ello: ¿Cuál será el modelito que luciré? ¿Me peinare con coleta o con trenza? ¿Pasaré calor durante la carrera? Pero pronto las preguntas comienzan a cambiar de índole y se vuelven más del tipo ¿Podré saltar los muros? ¿Y la cuerda, tendrán mis brazos la fuerza necesaria para subirla? ¿Se iluminará alguna luz y no me tragaré muchas tandas de burpees? ... Esto se acerca y estoy aquí para vivirlo!


Hace tiempo que tengo en mente correr una Spartan Race,  de hecho, hace tiempo que tengo en mente prepararme como una leona para afrontar este tipo de carreras, pero con el año complicado que he tenido (estudios, trabajo) no he podido plantearme un buen entreno espartano ni mucho menos llevarlo a cabo y me he tenido que conformar con entrenar en aquel poco tiempo libre que me sobraba. A pesar de ello, esto no es lo que me preocupa, porque me sobra cabeza para lanzarme al ruedo e ilusión para vivir esta emocionante experiencia.


Sábado 30 de Mayo – 9h. Llegamos al Auditorio Miguel Ríos en Rivas – Vaciamadrid, donde tendrán lugar las dos modalidades de carreras: Super (13km con 25 obstáculos) y Sprint (5km con 15 obstáculos). Todavía me quedan varias horas para correr, salgo en la tanda de las 15.30h en categoría Sprint, pero ya empiezo a empaparme del ambiente espartano que me rodea, y los nervios que había sabido controlar hasta el momento empiezan a brotar. Comienzo a descontar horas, volteo por el recinto viendo como el resto de espartanos se preparan para saltar al campo de batalla. Me acerco a la zona donde tiene lugar la salida, allí está @carl_fitness animando y preparando al personal que en breves se dispondrá a correr.


12.30h. Esto ya está al caer, intento comer algo, pero los nervios quieren impedírmelo, cojo un plato de pasta y me lo meto a cucharetazo limpio, necesito hidratos y energía, estamos a 33 grados y el recorrido es muy seco.

15h. Nos empezamos a preparar todo el equipo de Reebok, recortando camisetas porqué el calor promete y echándonos agua por encima para aguantar mejor las temperaturas. Nos dirigimos a la salida. El primer obstáculo para entrar dentro de la línea de salida es saltar un muro, empezamos bien. Sobradamente puedo con él, no me lo esperaba ni yo. Nerviosa, me sitúo entre la gente a la espera de oír la sirena que dará comienzo a la carrera.



¡Piiiiiiiiip!

Adelante espartanos, no hay vuelta atrás! Llega mi momento y lo voy a dar todo. Salgo controlando el ritmo, sé que las temperaturas son elevadas y que eso son puntos en contra para mí. Llega el primer obstáculo, un muro, más alto que el anterior. Salto y me agarro a él como si no hubiera mañana, consigo superarlo. Ahora por debajo, otra vez a saltarlo. Sigo. Llego a la poza: espartanos, un poquito de barro? CHOOOF!


Al salir del barro miro hacia delante y veo la interminable cuesta que me espera, estoy bastante cansada por los primeros obstáculos y por el calor, sé que esa subida me va a dejar tocada. Sigo corriendo hacia delante, sigo, sigo, subo, subo, subo, no puedo subirla corriendo necesito andar y aflojo pero la mano de @pitufollow me empuja por detrás, no es momento para desistir. Llego arriba y empiezo a sentir un poco de aire fresco, me recupero y sigo a por todas.
No puedo evitar sonreír mientas sufro. Me duele, pero lo estoy disfrutando, estoy corriendo mi primera carrera de obstáculos y me está costando, pero cada vez estoy más cerca de la línea de meta. Sigo corriendo, empapada de sudor, superando obstáculos. Llego a mis temidas monkey bars, el hecho de no haber podido probar ese obstáculo nunca hace que lo tema, pero satisfactoriamente lo supero rápida como un cohete.


Sigo, sigo, sigo. Mucho calor me ofrecen los que van conmigo, mucho soporte para avanzar paso a paso.

Llega mi obstáculo cruz: la lanza. Sé que van a caer burpees, de hecho lo llevo interiorizando toda la semana. Me concentro, apunto recto, lanzo y… BINGO! ¿He clavado la lanza? ¿La he clavado? ¡He clavado la maldita lanza! Burpees, nos vemos a la próxima!

Sigo corriendo, me cargo un pesado saco a mis espaldas y avanzo. Cada vez estoy más cerca, ya queda poco, de hecho ya veo el arco de meta, lo veo, me está esperando y no le pienso fallar.
Llego a la prueba más sucia y a la vez más deseada: el barro con hilos de alambre y púas. Respiro un par de veces antes de agacharme y entrar en el pastizal. Ya estoy dentro, qué sabroso! No hago más que ver la pobre cara que me pone el espartano que llevo delante. Lleva pantalones anchos y los está perdiendo en el barro. Le digo que no se preocupe que con tanto barro no se le ve nada. Me abro camino como puedo y avanzo, qué duro, cómo cuesta avanzar y cómo raspa el suelo de piedras y barro. Mis codos y rodillas empiezan a sufrir de verdad. Sigo avanzando, se me engancha el pelo con la alambrada, me lo quito como puedo y llego hasta el final.

Pensaba que este trozo había sido el peor, hasta que me pongo en pie para ir al siguiente obstáculo y mis piernas se quedan atrapadas en el barro. Son como tierras movedizas, cuanto más tiempo paso quieta más me hundo y más me cuesta salir de él. De la fuerza para sacar las piernas del barro se me suben los gemelos, estoy atrapada, ni siquiera ayudándome con los brazos consigo avanzar. Finalmente escarbo con las manos en el barro y consigo salir y dirigirme a la rampa de agua: el último duro obstáculo. Un brazo desde arriba me estira con fuerza en el último tramo, ya estoy arriba, lo conseguí! Bajo a toda prisa y espero al resto del equipo. Nos dirigimos hacia la meta. Sólo me queda saltar el fuego y habré superado esta batalla. Nos cogemos fuerte las manos y corremos para dar el salto final a las llamas y proclamarnos FINISHERS de la Spartan Race Madrid.



Lo he conseguido, pero sobretodo lo he disfrutado al máximo! ¡AROO, AROO, AROO!






Con la mente puesta ya en la próxima Spartan Race, esta ve en Barcelona los días 10 y 11 de octubre, nos vemos allí espartanos!

Comentarios

  1. Con todo tu escrito me has trasladado a Madrid y a tu experiencia en la Spartan race. Me ha encantado ver como a pesar de quedarte sin fuerzas...seguiste hasta el final!!! Para tenirme y acabar siendo una super spartana! Ya tengo ganas de leerte de nuevo!!! Enhorabuena por este blog!!! Y con ganas de que llegue octubre..para estar allí apoyandote y animandote hasta el final!! Te quiero amiga!! ❤️

    ResponderEliminar

Publicar un comentario